007: Operación Skyfall

Título Original: Skyfall
Estreno Original: 23 de octubre, 2012
Director: Sam Mendes
Guión: Neal Purvis, Robert Wade, John Logan
Reparto: Daniel Craig, Judi Dench, Javier Bardem, Ralph Fiennes, Naomi Harris, Berenice Marlohe, Albert Finney, Ben Whishaw, Rory Kinnear, Helen McCrory

007: Operación Skyfall es la mejor de las películas de “Daniel Craig como James Bond”. Ya está, lo dije. ¿Y sabes por qué? Porque esta vez es personal. Personal de Bond, para M (Dench) y para el villano Silva (Bardem). Claro, el ataque a la seguridad nacional británica es algo que afecta todo a lo grande, pero 007: Operación Skyfall es principalmente sobre estos tres personajes y la relación entre ellos.

El Bond de Craig es más humano que nunca. Está cansado, está viejo, sangra y comete errores. También supera sus problemas con un ingenio que muestra que muestra que es en realidad “un ejemplar de la fortaleza británica”. Y sean cual sean las deficiencias temporales de su personaje, Craig estaba en plena forma para el requerido aspecto físico del papel.

Dench como M sigue siendo muy ruda, pero también ha envejecido y no es infalible. Sus decisiones del pasado han regresado para atormentarla,  007: Operación Skyfall llegamos a ver tanto su fuerza como ​​su fragilidad.

Y luego está Bardem como Silva. Este es un villano con “problemas de mamá”. No sólo tiene asuntos que resolver con M, si no que también siente una conexión con Bond. También representa a la época moderna, utilizando las nuevas tecnologías, enfrentadas con las técnicas “antiguas” de Bond y M. También me recordó a Hannibal Lecter, y una vibra de súper villano que últimamente se ha asociado con el Magneto de McKellen o el Loki de Hiddleston. Por mucho que disfruté las escenas entre Craig y Dench, y el desarrollo de sus respectivos personajes; fue Silva y sus interacciones con cualquiera de ellos lo que se robó el show.

El resto del elenco estaba bien equilibrado. Tenemos Fiennes como Gareth Mallory, presidente del Comité de Inteligencia y Seguridad, que, al principio parece un antagonista por lo que su presencia significa para el futuro de M y el del MI6. Pero aunque Mallory podrá ser un burócrata ahora, no siempre fue así. Luego está Q (Wishaw), el nuevo quartermaster de Bond, un joven genio que abastece a Bond como aparatos bastante realista. No hay “lapiceros bomba” para Bond esta vez.

Aunque no es exactamente una chica Bond, Eva Moneypenny (Harris) cumple el papel de la hermosa dama coquetea con el agente, pero también es mucho más que eso. Ella es su igual, y aunque Bond desee protegerla, ella es capaz de tomar sus propias decisiones y su discusiones con Bond son entretenidas. Una mejora clara al personaje original. Séverine (Marlohe) es más la típica chica Bond, que se enamora de sus encantos y cuyo destino final, como la amante reticente Silva, es esperado.

Por último, muy aparte de todo el drama y la acción, 007: Operación Skyfall era bastante graciosa. Claro, es humor seco e inexpresivo, pero me hizo reír en voz alta muchas veces. También nos dieron a conocer un poco del pasado de James Bond, sobre su vida antes ser el agente 007, y cómo se convierte en el hombre que es hoy. 007: Operación Skyfall no sólo está bien escrito si no que es moderno, y se ajusta perfectamente con el legado y temáticas de la franquicia de James Bond.

Rating: ★★★★☆ 

Deja un comentario