Hobbit: La Desolación de Smaug, El

el-hobbit-la-desolacion-de-smaug-poster

Título Original: The Hobbit: The Desolation of Smaug
Estreno Original: Diciembre 13, 2013
Director: Peter Jackson
Guión: Peter Jackson, Fran Walsh, Philippa Boyens, Guillermo del Toro
Reparto: Martin Freeman, Richard Armitage, Ian McKellen, Orlando Bloom, Evangeline Lilly, John Bell, Jed Brophy, Adam Brown, John Callen, Benedict Cumberbatch, Luke Evans, Stephen Fry, Ryan Gage, Mark Hadlow, Peter Hambleton, Stephen Hunter, William Kircher, Sylvester McCoy, Graham McTavish, Michael Mizrahi, James Nesbitt, Dean O’Gorman, Lee Pace, Mikael Persbrandt, Ken Stott, and Aidan Turner.

El Hobbit: La Desolación de Smaug es una de las mejores y más caras fanfictions que he visto en mi vida.

Ya sé que algunas personas no les va a gustar esta película. Sobretodo los puristas de Tolkien. Pero, como alguien que entiende que los libros y las películas funcionan de formas diferentes, creo que esta película fue una mejora a la anterior.

Pero, ¿de qué trata?

Al igual que con todas las películas de Peter Jackson basadas en las obras de Tolkien, El Hobbit : La Desolación de Smaug empieza con una introducción. Somos testigos del primer encuentro entre Gandalf El Gris (McKellen) y Thorin Escudo de Roble (Armitage) en el pueblo de Bree, que será el impulso a toda esta aventura. Doce meses después tenemos al adorable hobbit Bilbo Bolsón (Freeman) y a los enanos todavía de camino a la Montaña Solitaria, pero esta vez saben que están siendo perseguidos por orcos. Esta es la historia de la última etapa del viaje a Erebor, pero aún no es el fin. Todavía hay un dragón del cual deshacerse.

Si algunas personas pensaron que no había mucho que hacer en El hobbit: Un viaje inesperado y el ritmo era un poco lento, esta película muestra una clara mejoría al respecto. De hecho, era demasiado rápida por momentos, y casi no se hizo larga en ninguna parte. Nada mal para una cinta tan larga. De hecho, me hubiera gustado tener más tiempo para apreciar la casa de Beorn o el reino de Thranduil, aparte porque esto significó menos tiempo en pantalla tanto para Mikael Persbrandt como para Lee Pace, ¡lo cuál es criminal! Especialmente para el último, ya que había mucho marketing en torno a su personaje. Al menos las interacciones de Thranduil con Thorin y con su hijo Legolas (Bloom) fueron muy buenas. Algo me dice que ambos actores tendrán más escenas en la edición extendida. Supongo que había que hacerle espacio a todas las cosas nuevas que se agregaron.

Vamos a empezar con mi parte favorita: El Escape en los Barriles. Sí, merece estar en mayúsculas. Esa fue una escena muy entretenida. Apuesto a que es aún mejor en 4DX. También fue muy diferente a cómo sucedieron las cosas en el libro. Y sí, muchas de las escenas modificadas o añadidas fueron escenas de acción, escenas de acción bellamente filmadas y coreografiadas. ¿Las otras adiciones? Hechas más que nada para aumentar el drama que vendrá en la última película.

Aparte de eso, la cambio más evidente con respecto al libro es la existencia de Tauriel (Lilly). Peter Jackson hizo una buena elección al agregarla y bajarle a la alta concentración de testosterona. Y ella estuvo increíble. No sólo era una guerrera genial, si no que era bastante consciente de que las cosas no son color de rosa, en lugar de contentarse en el aislamiento como los otros elfos del Bosque Negro, especialmente la familia real. Lo único que la empañó fue el hecho de meterla en una historia de amor. Afortunadamente, todo el asunto no fue tan molesto como la mayoría de triángulos amorosos.

En cuanto al reparto conocido, Martin Freeman sigue siendo el mejor Bilbo. Con el perdón de Ian Holm. Hay un evidente crecimiento del personaje, así como cierta profundidad en la relación de Bilbo con el anillo. Saben a que anillo me refiero. Sí, este Bilbo no es más alguien que deban soportar, y se pasa todo la cinta siendo útil. De hecho, las restricciones de tiempo por el medio cinematográfico lo hicieron aún más eficiente que el Bilbo del libro.

Gandalf también tiene muchos momentos para brillar, especialmente mientras se aleja del grupo para meterse en otro asunto peligroso. Asunto que une a esta trilogía con la anterior. Las escenas también sirven para mostrar sus conocimientos, sabiduría y poder, ya sea con su compañero mago Radagast (McCoy), o con el malvado Nigromante (Cumberbatch) y sus orcos.

En cuanto a los enanos, Thorin Escudo de Roble también tiene desarrollo del personaje, además algunos de sus rasgos de personalidad menos agradables hacen su aparición de manera ominosa. El resto de su compañía tiene sus momentos para ser útiles a la trama, con Kili (Turner) siendo el ganador con sus interacciones con Tauriel. Eso significa que el pobre Fili (O’Gorman) fue el único Durin sin trama decente, a pesar de ser el heredero; aunque tiene su momento de conflicto familiar. Esta vez fue Balin (Stott) quien tuvo su momento con Bilbo, lo que hace el enano apreciar la valentía del hobbit. Bombur (Hunter) sigue sin líneas, pero se llega a robar momentáneamente la escena durante El Escape en los Barriles.

Tenemos a dos arqueros más en la película, una nuevo y uno conocido. Uno estaba en el libro y el otro, aunque ya lo habíamos visto antes, no. Y los actores se parecen un poco si entrecierras los ojos. Sí, estamos hablando de Luke Evans como Bardo, y Orlando Bloom como Legolas. Me alegra decir que ambos hicieron trabajos notables en sus partes, mostrando Bardo como un rebelde y un hombre que busca proteger a su familia y a su gente, y vemos a Legolas actuando mucho más joven, aunque el pobre Bloom ha envejecido evidentemente y el CGI en su rostro no ayudó mucho.

Por último, está el personaje titular aparte de Bilbo Bolsón. Sí, Smaug el Terrible. O Smaug El Estupendo. Porque él es en realidad ambas cosas. Felicitaciones tanto a Benedict Cumberbatch por su actuación de voz y captura de movimiento, y a los artistas que hicieron el diseño y la animación. Incluso si no era exactamente como las descripciones del libro, Smaug fue éxito en general y ha de ser recordado casi con tanto cariño como Gollum.

Además de la actuación, si había algo que debe ser alabado, eran las locaciones. Se notaba que Peter Jackson y compañía estaba felices de crear nuevos lugares en lugar de utilizar los que ya habíamos visto en El Señor de los Anillos. Cada uno de los nuevos entornos era único y magnífico y divertido en su manera particular.

Sí, El Hobbit : La Desolación de Smaug es que es mejor que su predecesora. Esperemos que El Hobbit: Historia de una ida y una vuelta se convierta en la mejor de las tres. Ya de por sí puedo decir que será bastante emotiva.

¡Pero el final de esta película fue totalmente cruel y nos dejó en ascuas!

Rating: ★★★¾☆ 

Aunque el cameo de Peter Jackson fue fácil de encontrar, díganme si también vieron por ahí a Stephen Colbert, el más grande friki de Tolkien en la TV.

1 respuesta

  1. 11 diciembre, 2014

    […] Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos inicia inmediatamente después del fin de El Hobbit: La Desolación de Smaug, con el dragón (Cumberbatch) atacando Ciudad del Lago mientras Bardo (Evans) intenta detenerlo, […]

Deja un comentario