Guardianes de la Galaxia Vol. 2

Estreno Original: Mayo 5, 2017
Director: James Gunn
Guión: James Gunn
Reparto: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Vin Diesel, Bradley Cooper, Michael Rooker, Karen Gillan, Pom Klementieff, Elizabeth Debicki, Chris Sullivan, Sean Gunn, Sylvester Stallone, Kurt Russell

Vamos a dejar esto claro desde el principio, Guardianes de la Galaxia Vol. 2 no es tan buena como Guardianes de la Galaxia, pero en su defensa, es la única película del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) que me hizo llorar de verdad.

Guardianes de la Galaxia Vol. 2 es sobre la familia. Sobre padres e hijos, sobre hermanas, sobre la familia que eliges, sobre la familia que no sabías que tenías. La historia central es sobre Star-Lord (Pratt) quien se encuentra con su padre, el celestial Ego (Russell), después de que los Guardianes se metieran en problemas por robar lo que unos extraterrestres dorados llamados La Raza Soberana les encargaron defender.

La cosa es cuando usted tiene un elenco, si te centras en uno de ellos, dejas al resto sin mucho que hacer. La película arregla esto con algunas tramas menores que no empiezan muy bien, y de hecho son innecesariamente complicadas, pero terminan de manera decente para cuando la película termina.

Guardianes de la Galaxia Vol. 2 continúa con las fantásticas imágenes que hicieron destacar esta franquicia dentro del MCU, con colores vibrantes y hermosos diseños. Además, el MCU continúa sus efectos especiales de envejecimiento, esta vez utilizado de manera excelente con Russell durante el flashback del inicio de la cinta.

Una vez más, la banda sonora es una parte importantísima de la historia, logrando incluso conseguir que algunas de las canciones sean parte del guión. El uso de “Father and Son” de Cat Steven fue particularmente genial. La banda sonora original de Tyler Bate también estuvo en su punto, especialmente durante la parte final de la película.

Esta vez, el humor es una parte aún más grande, lo que puede ser un poco molesto cuando las cosas se ponen tan exageradas que la trama se ralentiza sólo para que podamos reírnos un poco. Dicho esto, el humor llega a equilibrarse para cuando llegamos a la segunda parte de la película, cuando los elementos más emocionales del arco argumental de Star-Lord se ponen al frente.

El reparto principal hizo un trabajo magnífico al mantener la dinámica del grupo, levemente diferente con Bebé Groot  (que es más un niño pequeño y no un bebé), pero mientras la película avanza los personajes se desarrollan más, y la mayor parte del reparto consigue una oportunidad de brillar y pulir sus interpretaciones.

Star-Lord y Ego tenían una dinámica interesante, y la interpretación de Russell hizo creer fácilmente que podría ser el padre de Pratt. Ver la evolución de sus interacciones, y cómo terminó fue tanto divertido como conmovedor.

Gamora (Saldana) y Nebula (Gillan) tuvieron su momento para profundizar su relación, y Nebula nos pintó una descripción real de por qué Thanos es el malo, a quien hasta ahora sólo se le ha visto sentado en su trono luciendo amenazante. Pero ahora tenemos conocimiento de primera mano de los males que cometió, que aunque no eran cósmicos en su escala, eran dolorosos por su intimidad.

La relación menos seria de la película vino gracias Drax (Bautista) y Mantis (Klementieff), que al mismo tiempo era hilarante, linda y involuntariamente cruel debido a la honestidad de Drax.

Pero lo más destacado de esta película fue Yondu. El carácter de Rooker, aunque entretenido, no llegó a brillar mucho en la primera película, ¡pero no en ésta! Su caída de gracia, la su relación complicada con sus hombres, y especialmente Star-Lord, nos dan una gran gama de emociones. Sus interacciones con Rocket Raccoon (Cooper), a quien ve como un espíritu afín, fueron excelentes. Y la escena de éstos con Baby Groot (Diesel) fue hilarante.

En cuanto a los personajes secundarios, tengo que decir que el Kraglin de Sean Gunn fue tan bueno y simpático que no me quejaré del nepotismo. Y sí, Sylvester Stallone estaba allí como el Ravager de alto rango Stakar Ogord, y aunque su papel era pequeño plantó las semillas de lo que probablemente sea un papel mayor en la tercera entrega.

Al igual que Guardianes de la Galaxia, esta secuela es autónoma. Hay algunas referencias a las otras películas del MCU, pero no hay necesidad de ver ninguna otra película aparte de la Guardianes original. Así que siéntese y disfrute. Y véala en 3D si puede, vale la pena aunque sea para apreciar las imágenes en todo su esplendor.

Rating: ★★★¾☆ 

PD: ¡Tuvimos cinco escenas durante los créditos finales! Y todas eran geniales de diferentes maneras. Dos de ellas eran “momentos” dentro de la vida del equipo (como Dancing Baby Groot en la primera película), dos estaban relacionadas con la tercera película, y el último era una continuación de un momento al azar en la película que es una broma recurrente de Marvel.

Deja un comentario