Hobbit: Un Viaje Inesperado, El

Título Original: The Hobbit: An Unexpected Journey
Estreno Original: 14 de diciembre, 2012
Director: Peter Jackson
Guión: Peter Jackson, Fran Walsh, Philippa Boyens, Guillermo del Toro
Reparto: Martin Freeman, Richard Armitage, Ian McKellen, Cate Blanchett, Ian Holm, Christopher Lee, Hugo Weaving, Elijah Wood, Andy Serkis, Sylvester McCoy, Graham McTavish, Ken Stott, Dean O’Gorman, Aidan Turner, Mark Hadlow, Jed Brophy, Adam Brown, John Callen, Peter Hambleton, William Kircher, James Nesbitt, Stephen Hunter, Lee Pace, Benedict Cumberbatch

Siempre es agradable volver a los lugares que amas, y eso fue El Hobbit: Un Viaje Inesperado para mí, una regreso a mi amada Tierra Media. Es por eso que no me importaba que convirtieran este delgado libro en una trilogía, porque, bueno, hay más Tierra Media para mí. Ya han pasado más de 10 años desde que vi lugares como La Comarca o Rivendel, por primera vez, y son tan bellos como siempre, quizás más aún.

Porque contrario a lo que algunos quejosos digan, el formato HFR hizo todo más bonito. Ok, parece que estuvieras viendo un blu-ray gigante y al comienzo algunas cosas parecen ir demasiado rápido, pero todo resalta y hace que el 3D se vea aún mejor.

Pero más allá de la bellísima producción, los personajes fueron los que hicieron la historia. Freeman hizo un buen trabajo como un joven Bilbo, el hobbit que se embarca en “un viaje inesperado” junto a 13 enanos y un mago para recuperar una montaña y un tesoro de un temible dragón. Es bastante obvio que está en un punto diferente en la vida que el Bilbo de Holm en El Señor de los Anillos. Como Gandalf le dijo, cuando vuelva, no va a ser el mismo. El Bilbo de Freeman es algo malgeniado y sarcástico, y poco consciente de su potencial. Fue una delicia de ver, porque era francamente adorable. Aunque creo que todos los hobbits son adorables. Incluso los Sacovilla-Bolsón.

Incluso Gollum. Especialmente Gollum. Una vez más Serkis brilla en el papel. Un papel pequeño en la película, pero tan importante. Y sigue siendo el mejor actor que nunca puedes ver. Aunque no sé que habría pensado Tolkien al ver a la gente haciendo “aww” cada vez que Gollum hace una mueca.

Otro personaje importante fue Thorin Escudo de Roble (Armitage), y es más épico que en el libro, ahora con back-story y más líneas. Puedes darte cuenta que este enano tenía que ser rey, pero también puedes ver los defectos de carácter que tiene que superar. Para el final de esta película, ya estará cambiando para bien, así como Bilbo, y la relación de ambos mejora debido a ello.

El resto de los enanos, aunque muy diferentes entre sí y muy entretenidos, no eran tan importantes. Por supuesto, hubo algunos que se destacaron, como Balin (Stott), el viejo guerrero tan leal a Thorin, y Bofur (Nesbitt), quien tuvo su momento agridulce con Bilbo.

También vimos muchas caras conocidas, al principio en La Comarca teníamos a Holm y a Wood, y en el Concilio Blanco estaban Lee, Blanchett, y Weaving. Y por supuesto, ahí estaba McKellen como Gandalf, el más importante de las caras conocidas. Es casi el mismo que vimos en El Señor de los Anillos, sabio pero sarcástico, ingenioso y con un temperamento que no sufre ni a tontos ni a tercos. También es curioso ver sus relaciones con los otros magos, ya sea con el orgulloso Saruman el Blanco, o con Radagast el Pardo (McCoy), tan amante de la naturaleza.

Con respecto a los antagonistas, en esta película al malo principal, el dragón Smaug, apenas si se le ve. Eso no quiere decir que no haya conflicto. Hay un montón antagonistas menores, y además del conocido Gollum, tenemos duendes, trolls, huargos y orcos. El encuentro con Radagast también nos habla del Nigromante, que también es muy peligroso, y al igual que Bilbo cuando se apodera del anillo, este personaje también une esta película con la trilogía de El Señor de los Anillos.

Por supuesto, no todo es perfecto. Aunque el único problema que encontré con El Hobbit: Un Viaje Inesperado fue el ritmo, es un problema importante. Por momentos la película parecía ir demasiado lento, y, aunque entretenidos, tenía algunas escenas de relleno que le hubiera ido bien en la versión extendida que seguramente tendremos. Pero al pensar en todo ello, algo me dice que cuanto más vea esta película, me va a encantar aún más. Sin duda me gustaría volver a ver las aventuras de este valiente Hobbit junto a este orgulloso Rey Enano y su compañía. Y es que Gandalf no sólo le preguntó a Bilbo si quería  compartir una aventura, nos lo preguntó a nosotros también, y dijimos “sí”.

Rating: ★★★¾☆ 

1 respuesta

  1. 8 agosto, 2016

    […] o la tecnología es simplemente mejor, pero el HFR 3D se veía genial en comparación con la primera película, que no me molestó en ese entonces, pero sí a varios. Acerca de la banda sonora, aplaudo una vez […]

Deja un comentario