Kingsman: El Servicio Secreto

kingsman_el_servicio_secreto_2015

Título Original: Kingsman: The Secret Service
Estreno Original: 29 de Enero de 2015
Director: Matthew Vaughn
Comic: Dave Gibbons, Mark Millar
Guión: Matthew Vaughn, Jane Goldman
Reparto: Taron Egerton, Colin Firth, Michael Caine, Samuel L. Jackson, Mark Strong, Sophie Cookson, Sofia Boutella, Samantha Womack, Geoff Bell, Jack Davenport, Mark Hamill

Por lo general, uno no espera ver películas realmente agradables, importantes o sobresalientes durante los dos primeros meses del año, a menos que usted asista al Festival de Cine de Sundance o que algo como La Gran Aventura LEGO [léase: agradable] o El Francotirador [léase: importante, en términos de nominaciones] se asome por los teatros. Afortunadamente, la dirección de Matthew Vaughn en Kingsman: El Servicio Secreto que consiguió ser votado como uno de las películas más esperadas de 2015 por YAM llega a ser muy muy entretenido de ver.

A pesar de que Kingsman cuenta con Colin Firth, Samuel L. Jackson y Michael Caine como las principales estrellas, es Taron Egerton quien es el actor principal de la película. En la película, Egerton desempeña como Gary Eggsy” Unwin, cuya vida no ha sido tan buena un adulto joven de clase obrera que vive una vida sin dirección y rodeado por un padrastro abusivo (Bell) que no trata a su madre (Womack) muy bien luego de que su padre murió cuando él era muy joven y todo lo que le ha dejado es una medalla de valentía con un número de teléfono en el reverso de la medalla en el caso de que necesitara ayuda alguna.

La medalla entra en juego cuando Eggsy es arrestado, lo cual le lleva a conocer a Harry Galahad” Hart (Firth) una vez más él le dio la medalla a un joven Eggsy y aprender sobre Kingsman, una organización secreta de espionaje en el que su padre solía trabajar. Al unirse a Kingsman, Eggsy entrena con Merlin (Strong) con el fin de convertirse en un espía Kingsman mientras que la organización investiga al multimillonario de Internet Richmond Valentine (Jackson), quien es el principal sospechoso detrás de las desapariciones de varios Jefes de Estado y VIPs y tiene planes concretos por su cuenta para salvar al mundo“.

Basado en el cómic creado por Dave Gibbons y Mark Millar, Kingsman se saca el sombrero ante los Caballeros de la Mesa Redonda y la película se siente como un homenaje a las películas de espías, especialmente con la franquicia de James Bond cuando Hart y Valentine recuerdan sus películas anteriores con cariño, o cuando se muestran los aparatos de alta tecnología. En cuanto al estilo de la película y dirección, sin embargo, su tono cómico y valor no sólo hace que sea muy divertido de ver, pero Kingsman también es bastante similar a los esfuerzos directoriales anteriores de Matthew Vaughn tales como la primera película de Kick-Ass y X-Men: Primera Clase a través de su uso elegante de la violencia – la escena con Harry en la iglesia (la cual fue censurado en América Latina, por desgracia) es un gran ejemplo de esto, así como Gazelle (Boutella), la asistente de Valentine quien mata a cualquiera  a simple vista con sus piernas prostéticas filudas – y el proceso de formación para convertirse en un Kingsman, respectivamente. Son tres películas en fila que muestra a Vaughn adaptando cómics al cine, pero él es un cineasta apto. Por cierto, es simplemente increíble ver a Colin Firth vistiendo un terno y pateando traseros, algo que no se te ocurriría pensar en luego de verlo en El Discurso del Rey.

Mientras que Taron Egerton demostró ser más que capaz de cargar su historia y sostenerse bien ante actores más establecidos que él – e incluso se asemejaba a Colin Firth hasta un cierto extento cerca del final de la película – es el esfuerzo conjunto de todo el elenco que hace a Kingsman: El Servicio Secreto muy visible junto con el guión de Vaughn y Jane Goldman; este se burla de un montón de cosas más allá del género de espías con humor, violencia y gracia. Sin embargo, también se pone algo reflexivo a través de algunos puntos interesantes que lanza Valentine: la sobrepoblación un problema global del cual quiere deshacerse y el deseo de la gente por cosas gratuitas, lo cual fue un gran concepto para promover los planes de Valentine. Esos puntos podrían ser eclipsados por el personaje  exagerado de Jackson, pero es algo en que pensar no obstante.

Salvo algunos momentos agotadores, que incluye una broma de sexo anal y algunos de los aspectos de la batalla final, Kingsman: El Servicio Secreto es una película divertida y vale la pena verla por su violencia con estilo y gran sentido del humor.

Rating: ★★★¾☆ 

Deja un comentario