Kubo y la Búsqueda Samurai

untitled

Título Original: Kubo and the Two Strings
Estreno Original:
 Agosto 18, 2016
Director: Travis Knight
Historia de: Shannon Tindle, Marc Haimes
Guión: Marc Haimes, Chris Butler
Reparto: Art Parkinson, Charlize Theron, Matthew McConaughey, Ralph Fiennes, Rooney Mara, George Takei, Cary Hiroyuki Tagawa, Brenda Vaccaro

Siempre me ha fascinado la exploración temática de La Muerte y la Vida Después de la Muerte en diferentes medio [vean también Handling the Undead], así como la pérdida, por supuesto. Así que lo último de Laika, Kubo y la Búsqueda Samurai, dio en el clavo con los enganches emocionales y el esplendor visual.

Nota: Esta crítica está a base del doblaje latino, que es la única versión disponible en la región. No hay información oficial sobre el reparto de doblaje.

La cinta sigue la vida de un niño llamado Kubo (Parkinson), quien va en busca de una armadura (compuesta por un espada irrompible, una coraza y un casco) para protegerse de los ataques de sus tías, las Hermanas (Mara), y su abuelo el Rey Luna (Fiennes). Se unen a Kubo su protectora Mono [de nieve] (Theron) y el olvidadizo Escarabajo Samurai (McConaughey).

Es posible que ésta sea mi producción favorita de Laika hasta el momento; comienza con una secuencia que fue animada de manera perfecta, mostrando a la Madre de Kubo escapando de su familia para salvar a su bebé, quien acaba de perder uno de sus ojos. Se encuentra navegando en lo que parece un bote wasen (o un sabani) [1] sin vela, cogiendo fuertemente en sus manos al mágico Shamisen, mientras la tormenta se intensifica en la noche iluminada por la luna. Su bebé a salvo en su espalda, cubierto por una tela marcada con una cresta samurai. Todos los pequeños detalles de la mano de la diseñadora de vestuario Deborah Cook, los diseñadores de set Andy Berry y Carl B Hamilton, y básicamente todo el equipo que estuvo a cargo de armar los títeres, vestirlos, los escenarios, los props y demás. La técnica más magnífica fue ver el océano animado en la introducción, así que espero ver un especial mostrando cómo se hizo incluida en el lanzamiento en bluray.

No estaba segura si habían utilizado impresión 3D para los rostros de los personajes en Coraline, ya que recuerdo que fue mucho más publicitado en ParaNorman considerando que lograron ampliar las expresiones faciales posibles de “tan sólo” 207 mil para el debut de Coraline a casi 1.5 millones para Norman y Huevo [1] en sus respectivas películas. Para Kubo, lograron unos 48 millones de expresiones faciales posibles, y se ve en la sutileza de emociones. La forma que se utilizó para desarrollar su relación con su madre por medio de miradas, llegando a su cúspide cuando Mono ata la última hebra de cabello en la muñeca de Kubo, casi como un omamori [1], un amuleto de protección que es importante en el último arco de la historia.

Las escenas emotivas de Kubo y la Búsqueda Samurai tienen también un contrapeso con las ambientadas con un tono más de terror y grandes escenas de acción— el doblaje latino logro mantener esa escalofriante introducción de las Hermanas (comparado al avance en audio original) con ese fantasmagórico “Kubo…” y lo hicieron más estremecedor. Ésta está llena de acción tan emocionantes como casi elegantes, cuando vemos descender a las Hermanas con sus capas de plumas que las cubre de cuerpo entero, y flotan al caer. El segmento cuando el trio cruza el lago en  ese hermoso barco hecho de hojas otoñales y combaten a una de las Hermanas es otro de los momentos destacables.

En conclusión, Laika logra otra increíble entrada en su canon de animación, incrementando la apuesta en la narrativa, y empujando las barreras de lo que es hacer una animación cuadro por cuadro. Kubo no llega a ser tan penosamente poética como El Cuento de la Princesa Kaguya, pero sí que es una buena película.

Rating: ★★★★☆ 

amy

Editora de YAM Magazine, diseñadora de web, y blogger de medio tiempo. Adicta a las películas, la música… y últimamente adicta a las series (a.k.a. TV).

Deja un comentario