Mujer Maravilla

Estreno Original: Junio 2, 2017 (USA)
Director: Patty Jenkins
Guión: Allan Heinberg
Reparto: Gal Gadot, Chris Pine, Robin Wright, Danny Huston, David Thewlis, Connie Nielsen, Elena Anaya

Mujer Maravilla es lo mejor del Universo Extendido DC (DCEU), y aunque eso no dice mucho considerando lo irregular de la franquicia, esta película es buena en sí misma.

La historia es básicamente un gran flashback, con Mujer Maravilla (Gadot), también conocida como Diana Prince, en el mundo moderno recordando sus orígenes y cómo terminó en el Mundo de los Hombres. A principios del siglo XX, Diana, princesa de Themyscira, conoce a Steve Trevor (Pine), cuando ella lo salva luego que su avión se estrellara cerca de las playas de su isla. A partir de entonces se enterará de la existencia de La Gran Guerra, y decide seguir Trevor y poner fin al conflicto.

En primer lugar, hay que recalcar que Mujer Maravilla es una película entretenida, algo que ha estado faltando en el DCEU, ya sea porque se toman muy en serio o por querer parecer “muy cool”. La película tiene sus momentos de drama, por supuesto. Lo que se puede esperar con una película que es mitad coming-of-age, mitad película bélica.

Mujer Maravilla comienza con Diana creciendo entre las amazonas en Themyscira, y la representación de su sociedad guerrera y la belleza de su isla son fantásticas de contemplar. Luego, cuando la película se mueve al mundo mortal, se convierte en una historia de “pez fuera del agua” para Diana, y la mayor parte del humor se encuentra en esta parte de la historia. En el momento en que la película se encuentra en medio del frente de guerra, las cosas toman un giro hacia la acción, el drama y momentos calmados para desarrollar a los personajes. Todos estos diferentes momentos fluyeron casi a la perfección, y el ritmo de la película se las arregló para mantenerse bien salvo por algunas pequeñas excepciones. La directora Patty Jenkins es un crédito para la DCEU, y les conviene aferrarse a ella para la secuela.

En cuanto a la propia Diana, a pesar de todas las dudas sobre su casting, y algunos ínfimos problemas con la entrega de algunas de sus líneas, Gadot la retrata perfectamente. Dejando el lado taciturno de DC para los chicos, esta Diana es un rayo de sol. Gadot nos muestra su fuerza de cuerpo y espíritu, pero también una ingenuidad que no se vio en su personaje en Batman vs. Superman: El origen de la justicia. Es lógico, era la primera vez que salía de su isla. Su franqueza se muestra especialmente con Trevor, con quien tiene una gran química. Puesto que es el primer hombre que Diana conoce, incluso hay espacio para algunas insinuaciones divertidas.

Hablando de Trevor, es un personaje encantador, quien es básicamente el guía de Diana en el mundo exterior, incluso si tiene su propio momento de “pez fuera del agua” durante su corta estancia en Themyscira. Él no es perfecto, pero es gracias a sus defectos y los de sus aliados que Diana aprenderá más sobre la naturaleza humana.

En cuanto a los personajes menores, muchos tuvieron sus momentos para brillar, aunque no logramos llegar a conocerlos bien. Como la General Antiope (Wright), una sorprendente guerrera, mentora de Diana y hermana de la reina Hippolyta (Nielsen); o el heterogéneo grupo de amigos de Trevor, que me recuerdan a los Howling Commandos del Capitán América, básicamente canallas con buen corazón de oro; o la divertida y eficiente Etta Candy (Davis), la secretaria de Trevor.

Los villanos estaban ahí para proveer un conflicto apropiado, pero no logramos ver gran cosa sobre sus motivaciones más allá de ser “malos”. Pero era obvio que tenían mucha más profundidad de la que pudimos ver, especialmente la Doctora Maru (Anaya), debido a que era la historia de Diana.

La música de Rupert Gregson-Williams fue genial y logró mezclar el tema de Mujer Maravilla (“Is She With You”) hecho para Batman vs. Superman: El origen de la justicia, en una nueva pista (“Wonder Woman’s Wrath”) más apropiada para el tono de la película.

En cuanto a las escenas de acción, la coreografía de las escenas de lucha fue increíble. Podía ver a las amazonas en general, ya Diana en particular, luchar todo el día. La secuencia en “la tierra de nadie” fue particularmente hermosa, y sólo fue el comienzo de nuestro disfrute por su destreza de batalla. Lamentablemente, su última pelea no fue tan buena debido a la cantidad de CGI que involucraba.

De hecho, lo único malo que puedo decir de la película es el leve abuso de la cámara lenta, y un no tan espectacular enfrentamiento final con ambos villanos de la película, el general Ludendorff (Huston) y Ares (Thewlis). En el caso del primero, fue un poco anti-climático, pero era de esperarse en el contexto de la historia. La batalla con Ares tuvo el problema opuesto. La intención era ser lo más épico posible y, de cierta forma, lo era. Pero de alguna manera verla luchar con sus artes marciales amazónicas era más asombroso que verla levantar un tanque o el espectáculo de luces que fue el luchar contra un dios.

Sin embargo, la gama de emociones por las que Diana atravesó durante toda esa secuencia fue el punto culminante de la pelea. Y el diálogo, aunque a veces cursi, era perfecto para lo que Mujer Maravilla representa en el Universo DC. Sí, no la merecemos, pero ella luchará por nosotros porque nos ama de todos modos.

Rating: ★★★¾☆ 

Deja un comentario