Wolverine: Inmortal

titanes-del-pacifico-pacific-rim-poster

Título Original: The Wolverine
Estreno Original: Julio 25, 2013
Director: James Mangold
Guión:  Christopher McQuarrie, Mark Bomback, Scott Frank
Reparto: Hugh Jackman, Hiroyuki Sanada, Tao Okamoto, Rila Fukushima, Will Yun Lee, Brian Tee, Hal Yamanouchi, Svetlana Khodchenkova and Famke Janssen

Wolverine: Inmortal no tenía que hacer gran cosa para ser mejor que la anterior película en solitario de Wolverine. Me alegra decir que consiguieron y superaron su meta.

A diferencia de X-Men Orígenes: Wolverine, que era, como dice su nombre, una historia de origen, Wolverine: Inmortal es un estudio sobre el personaje de Wolverine/Logan. En esta película, Logan (Jackman) vive solo en los bosques de Canadá tras los acontecimientos de X-Men 3: La Batalla Final. Sueña constantemente de Jean Grey (Janssen),  que le da consejos vagamente suicidas. Un día, Yuiko (Fukushima), un mutante que puede ver las muertes de las personas, aparece y le dice a  vaya a Japón con ella para cumplir el último deseo de su amo moribundo. Dicho amo es Yashida (Yamanouchi), a quien Logan salvó de la bomba de Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial, y ahora es la cabeza de un gran imperio tecnológico. Pero resulta que Yashida tiene otros motivos  para solicitar la presencia de Logan. Él le dice a Logan que puede quitarle su capacidad de curación y hacerlo “mortal”, y de paso traspasar este poder para sí mismo. Yashida siente que no está listo para morir todavía. Una cosa lleva a la otra, y Logan termina protegiendo a la nieta de Yashida, Mariko (Okamoto), así como luchando contra Yakuza, ninjas, una mutante malvada, y lo que aparenta ser un robot en forma de una armadura samurai.

Una de las cosas que más me gustó fue que Wolverine: Inmortal fue que los personajes japoneses hablaban japonés entre sí, y no inglés con acento japonés. Las únicas veces que hablaban inglés era cuando hablaban con personajes de habla inglesa, o aquel momento entre dos personajes japoneses que querían hablar pero no quieren que sus secuaces escucharan su conversación. Y no todo estaba subtitulado todo el tiempo, así que si uno no sabe uno japonés, tenía que inferir lo que estaban diciendo por el contexto.

Hugh Jackman, como siempre, lo da todo cuando interpreta a Logan/Wolverine. Se puede ver claramente lo mucho que ama el personaje. La trama de la película también le da rango mayor de actuación. Logan sigue siendo sarcástico, pero ahora él es físicamente y emocionalmente vulnerable. Sus interacciones con la Jean Grey de sus subconsciente son bastante conmovedoras, pues resuenan con la culpa que siente. En un momento de la película, lo llaman un ronin, un samurai sin amo, y es apropiado, ya que no está con los X-Men. Y después de los acontecimientos de Wolverine: Inmortal, se puede ver que está en el camino emocional correcto  para regresar al grupo si es que así lo quisiera.

En cuanto a los otros personajes, me sorprendió gratamente que después de Logan, las protagonistas y la antagonista eran todas mujeres. No sólo eso, pero la amistad / amor fraternal entre Yukio y Mariko hacen que la película pase (con las justas) el Test de Bechdel la primera vez que están juntas en pantalla. La antagonista de la película es la mutante Viper (Khodchenkova), y aunque se ve amenazante y sexy, su personaje no está tan desarrollado como las otras mujeres. ¿Cuál es su motivación? ¿Dinero, poder, ciencia malvada, pura diversión? Pero hace su trabajo de avanzar la trama.

Los otros personajes importantes, además de Yashida, incluye a Shingen, hijo de Yashida y padre de Mariko; y Harada, ex pareja de Mariko y arquero ninja. Sí, la película se centra en los asuntos de esta familia rica, en donde las únicas personas realmente “buenas” son las mujeres. Gracias a eso, la película se siente más íntima y tiene momentos de ritmo lento a pesar de toda la acción de Logan cortando y apuñalando a los malos con sus garras. También ayuda a esta sensación el uso menos sobrecargado de efectos especiales, y los que existen se ven mucho mejor que los que vimos en X-Men Orígenes: Wolverine.

Es una pena que la parte final no sea tan buena como el resto. Y requería la suspensión de la incredulidad para los frikis que sabemos cómo funcionan los poderes curativos y el adamantium. A pesar de eso  Wolverine: Inmortal es una película sólida, y querrán quedarse hasta la mitad de los créditos. Hay una escena extra muy genial que conecta esta película con X-Men: Days of Future Past, la próxima cinta de esta franquicia.

Rating: ★★★¾☆ 

1 respuesta

  1. 1 marzo, 2017

    […] quien también dirigió Wolverine: Inmortal, hizo de Logan en el tipo de película que tal vez no pudo hacer en la película anterior. Al […]

Deja un comentario