Americans, The – Primera Temporada

the-americans-temporada-1

Me pasé el fin de semana poniéndome al día en 2-3 años de televisión americana, y The Americans (sin intención de jugar con palabras) fue uno de los programas que me quedé viendo (además de Masters of Sex y Tyrant). Había visto uno que otro episodio muy MUY tarde, y finalmente decidí darle una oportunidad porque- ¿qué no tiene de bueno? Mucho juego político, espías, Margo Martindale, y contrainteligencia Ruso-Americana. Es como lo que ocurre ahora, pero situado en los ’80, y con resultados menos molestos.

En la primera temporada vemos a Keri Russell (yay!) y a Matthew Rhys interpretando a la pareja americana compuesta por Elizabeth y Philip Jennings, agentes de viaje y padres de dos niños americanos comunes y corrientes. Sin embargo, ellos también son los agentes de la KGB Nadezhda y Mischa, enviados a los Estados Unidos en los ’60 para completar diferentes misiones mientras la guerra silenciosa entre Estados Unidos y Rusia se exacerba.

La tensión se incrementa con el intento de asesinato de Reagan, los problemas de lealtad incrementan, y los juegos (y errores) del gato y el ratón entre el FBI y la KGB continúan mientras Elizabeth y Philip tienen problemas personales en su falso matrimonio. Para empeorar las cosas, el agente del FBI, Stan Beeman (Noah Emmerich), se ha mudado al vecindario de los Jenning, y él está a cargo de investigar a “los ilegales,” como son conocidos estos agentes.

Desde… quién sabe cuándo (¿tal vez desde la Primera Guerra?), los medios en todas las Américas han sido dominados por el entretenimiento americano, a tal punto que hemos crecido con ellos y nos hemos cansado de verlos ser “los buenos” de las historias en dónde “los malos” terminan siendo personajes unidimensionales. Desde los nazi, los japoneses, los rusos y los chinos… hasta los norcoreanos (llegando a la cúspide de representación con Red Dawn) y los musulmanes. Sin embargo, así como en la cinta surcoreana The Berlin File, el concepto de The Americans donde los espías rusos se preocupan, sienten y salen heridos es… sorprendente.

Aunque el ritmo de la serie sea un poco lento, con harta charla y nunca suficientes escenas de peleas editadas al estilo Hollywood (¡soy culpable!), es bastante emocionante ver a Russell y a Rhys estresándose sobre el peligro de sus misiones que va en aumento, así como sus naturalezas conflictivas. Llega a su mejor momento en el 6to episodio, Trust Me (Confía en Mí), cuando Elizabeth le da tremenda paliza a las supervisora de la KGB Claudia — interpretada por Martindale en un golpe refrescante de genialidad — en un momento de completa crudeza e ira. A decir verdad, Claudia y Elizabeth son los personajes más interesantes, ya que no es común verlas en pantalla. Claudia tiene una historia que solo se ha revelado por medio de ella misma y cantidades limitadas; su lealtad se basa en lo que ella sufrió en todos esos años en Stalingrado, mientras que la historia de Elizabeth con su madre va en perfecto contraste con su relación con su hija forzada (Holly Taylor).

El elemento más aburrido de la serie es Beeman, quien es básicamente “el bueno” de nuestra historia, aunque los escritores hayan querido darle cualidades grises a su personalidad. Pero incluso cuando logran manchar su impecable persona, resulta aburrido (ejemplo: el asesinato del agente). Su personaje, así como todo el equipo del FBI, son tan poco agradables que no puedes más que apoyar a los espías, a tal punto que cuando la agente de la KGB convertida en informante del FBI, Ninotchka [zing!] (conocida como Nina, interpretada por Annet Mahendru), le suplica a Beeman que la saque de ahí (aunque parezca imposible), esperamos que la lleguen a matar sólo para que Beeman sea devorado por su consciencia. Pero eso no va a pasar.

Puntos bonus por todo el contenido en ruso y diálogo subtitulado entre los agentes, aunque el episodio piloto tenga una extraña introducción de Elizabeth hablando inglés con un fuerte acento, en lugar de utilizar inglés o ruso a secas. Eso es por lo menos uno de los elementos que logra mejor que Tyrant.

Rating: ★★★½☆ 

amy

Editora de YAM Magazine, diseñadora de web, y blogger de medio tiempo. Adicta a las películas, la música… y últimamente adicta a las series (a.k.a. TV).

1 respuesta

  1. 12 septiembre, 2014

    […] Hubiera preferido que el programa no tuviese tanto diálogo en inglés. Es una pena que no pudieron utilizar diálogos subtitulados en 50% del programa, como en The Americans. […]

Deja un comentario