Dumbo (2019)

Estreno Original: Marzo 29, 2019 (USA)
Director: Tim Burton
Guión: Ehren Kruger
Reparto: Colin Farrell, Michael Keaton, Danny DeVito, Eva Green, Alan Arkin.

Dumbo, un elefante con orejas enormes, nace en el Circo de los Hermanos Medici. El propietario, Max Medici (DeVito), recluta a Holt Farrier (Farrell) para que cuide al bebé. Pero en medio de la burla del público, los hijos de Farrier descubrirán que Dumbo es más especial de lo que todos piensan, ¡y se convertirá en la estrella del show! Pero luego las cosas se ponen feas porque llega el capitalismo a malograrlo todo.

Antes que nada he de confesar que no esperaba preocuparme tanto por este elefante bebé de CGI. Especialmente porque el primer vistazo de Dumbo CGI lo hizo parecer como una criatura salida directamente del Valle Inquietante. Pero a medida que la historia avanzaba, me encontré alentando a este animal de CGI y preocupada por su seguridad.

Dumbo de Tim Burton es el nuevo remake live-action (o CGI) de un clásico de Disney. Pero a diferencia de La Bella y la Bestia, que era básicamente la misma película, ésta es bastante diferente al Dumbo original de 1941. Es más larga primeramente. Casi el doble del tiempo. Y por lo tanto la trama fue retocada. Lo principal estaba allí, con Dumbo siendo la burla por sus enormes orejas, Dumbo siendo separado de su madre, Dumbo aprendiendo a volar, Dumb convirtiéndose en un gran éxito… pero la películalive-action no termina ahí. Y es en esta segunda parte de la historia que las cosas se vuelven más burtonesas, con Dumbo y la compañía de circo mudándose a Dreamland, un parque temático con una fantástica estética steampunk, todo brillante y exagerado en el exterior, pero bastante oscuro y amenazante por dentro. Ya sabes, todo muy Tim Burton.

Agradezco el guiño a la banda sonora original de Dumbo, que empezó apenas comenzó la película, y que sirvió como una buena manera de mostrarnos el Circo de los Hermanos Medici, fabuloso peor en mal estado. Ambas versiones nuevas de “Baby Mine”, la cantada en la película y la que apareció en los créditos finales, fueron encantadoras. Curiosamente la versión del trailer no estaba en la película. ¡Además tenemos a los elefantes rosas!

Además de Dumbo, y algunas veces su madre, la señora Jumbo, los animales no tuvieron un papel importante en esta película, a excepción de la referencia a Timothy, el amigo ratón del Dumbo de 1941. Y así, los humanos fueron los que llevaron la historia. Especialmente esta familia compuesta por un padre, que regresa de la guerra sin un brazo, para encontrar su nuevo lugar en el circo donde su esposa y compañera de actuación ha fallecido, y no puede relacionarse con sus propios hijos. Dicho esto, a pesar de su vida difícil y su triste historia, no me preocupé mucho por su situación a menos que estuviera relacionada con Dumbo. Posiblemente porque los niños no podían actuar.

En cuanto al resto de los miembros del circo, fueron una delicia sorprendente. No se sabía mucho sobre ellos, pero eran muy agradables. Excepto por cierto personaje, que obtuvo su merecido. Los destacados del grupo fueron el encantador de serpientes Pramesh Singh (Seth), quien incluso tuvo un par de momentos magníficos con la Sra. Jumbo y con el mismo Dumbo, la “sirena” Miss Atlantis (Rooney), que escondía una fuerza interna bajo ese aire melancólico, y el hombre fuerte Rongo The Strongo (Oparei), que también era una especie de segundo al mando / asistente de Medici. Sus miradas exasperadas hacia su jefe fueron las mejores.

Eva Green fue genial como la trapecista Colette Marchant. Parecía tan fría al principio que la habría confundido con una villana menor si no hubiera visto el tráiler de antemano. Colette es realmente afectuosa y cálida, y es debido a sus experiencias pasadas y su relación con Vandevere (Keaton), que se pone esta máscara de indiferencia y egoísmo. Además, su vestuario era increíble.

V. A. Vandevere, interpretado por Michael Keaton, es el obvio antagonista / villano de la película. Y su contraste con el Max Medici de Danny DeVito es fascinante. Max Medici es un personaje de parece solo estar interesado en ganar dinero, pero debajo de eso, se preocupa por su gente como si fueran familia. A diferencia de Vandevere, a quien le importa solo el negocio, lo que lo convierte en un personaje amoral. Vandevere es lo que Medici desearía ser en lo que respecta al éxito, pero no está dispuesto a dejar a sus seres queridos de lado para conseguirlo. Es un contraste entre las grandes empresas y las pequeñas empresas. Curiosamente, incluso al magnate de Wall Street (Arkin), le gusta más Medici que Vandevere. Sabes que eres un mal tipo cuando ni siquiera le caes bien al señor capitalista.

Y es aquí donde se conecta con otro gran tema en la película. En el Dumbo original, la historia termina después de que Dumbo vuela en público y se convierte en una estrella. En el Dumbo de Tim Burton, el personaje titular también se convierte en una estrella, pero aquí es donde, como se dijo al comienzo de esta reseña, las cosas se ponen feas porque llega el capitalismo. Aquí es donde el tema de “ningún animal salvaje pertenece al circo” es mostrado por todo lo alto. Y es así como el final es diferente y bastante obvio en cuanto a la moraleja, pero es un mensaje encantador.

PD: ¡Michael Buffer estaba allí como maestro de ceremonias en Dreamland! Let’s get ready for Dumbooooo!

Rating: ★★★½☆ 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.