Kung Fu Panda 3

kung-fu-panda-3-afiche

Estreno Original: Enero 23, 2016
Director: Jennifer Yuh, Alessandro Carloni
Guión: Jonathan Aibel, Glenn Berger
Reparto: Jack Black, J.K. Simmons, Bryan Cranston, James, Hong, Angelina Jolie, Dustin Hoffman, Jackie Chan, Lucy Liu, Seth Rogen, David Cross, Kate Hudson, Randall Duk Kim

Siempre he sido una escéptica de Kung Fu Panda, pero ésta es la mejor hasta ahora. Mientras que la primera entrega en la serie carecía de profundidad, a favor del “elegido” del Viaje del Héroe con momentos humorísticos y graciosos personajes secundarios, y Kung Fu Panda 2 carecía de humor a favor de temas profundos; la tercera logra balancear ambas y explica muchas cosas del Panda-verso.

Es hora que Po (Black) y los Cinco Furiosos [Tigresa (Jolie), Mono (Chan), Mantis (Rogen), Víbora (Liu) y Grulla (Cross)] terminen su entrenamiento bajo el Maestro Shifu (Hoffman), quien planea retirarse para encontrar la iluminación espiritual, como lo hizo alguna vez el Maestro Oogway (Kim). Éste se encuentra en el Reino de los Espíritus Chinos, en donde se reencuentra con el Espíritu Guerrero Kai (Simmons), un viejo amigo que está “coleccionando” la energía vital (conocido como chi/qi (氣, 气)) de otros espíritus guerreros para materializarse en el Mundo Mortal nuevamente.

Po tendrá que redescubrirse asimismo, nuevamente, al conocer al padre (Cranston) que todos creíamos muerto en el panda-cidio, y Po se propone a aprender a dominar el Chi para detener a Kai en su plan de obtener la fuerza de otros maestros de kung fu.

Kung Fu Panda 3 comienza con, probablemente, la secuencia animada más ostentosa de toda la franquicia — aunque esa escena de teatro de sombras le hace buena competencia — solo igualado por esa espléndida pelea de introducción en Monkey King: Hero Is Back; que continúa en las otras peleas de Kai que suelen tener un elemento metafísico– hay cierto corte mágico si es que no se creen el concepto del Chi. Para aquellos que les gustó la anterior debido a la relación de Po con el Sr. Ping (Hong), aquí logramos explorar algunas de las inseguridades como padre adoptivo, al presenciar la visita de Li Shan, quien llega -casi- de la nada en busca de su hijo biológico… ¡así que el Panda adoptado tiene DOS papás!

Y bueno, para aquellos que extrañaron el humor del original, no hay más alto factor de adorabilidad y risas que ver a un montón de pandas hippies que adoran comer jiao zi y pasarla bien… grandes y pequeños, viejos y jóvenes, con quienes el protagonista se da cuenta que no ha llegado a su potencial de panda. Mi única queja es que la resolución, el dominio del Chi fue demasiado rápido — y Shifu estará de acuerdo conmigo… por supuesto que sí.

Por el momento, aún me debato en considerar ésta o la segunda como la mejor, pero considerando el mejor balance de temas y entretenimiento, ésta va ganando. La franquicia (fuera de la serie de televisión o los cortometrajes, que no he visto) ha sido una de las más consistentes.

Rating: ★★★½☆ 

amy

Editora de YAM Magazine, diseñadora de web, y blogger de medio tiempo. Adicta a las películas, la música… y últimamente adicta a las series (a.k.a. TV).

Deja un comentario